LA RELIGIOSIDAD Y LOS VALORES de los niños de Cáceres. (Un estudio de Jesús Moreno Ramos y los educadores del Movto. Junior)

Estudio es paradigmatico por cuanto presenta una forma de abordar el problema de “los valores”, incluidos los religiosos, referido a un colectivo, la infancia, que tiene peculiaridades bien definidas en cuanto a la aplicación de técnicas de investigación como la encuesta estadística. Además la variedad de asuntos tratados da idea de lo mucho que aún se puede explorar en este terreno.

NOTA DEL GESTOR: No he conseguido insertar las tablas y gráficos del informe original (perdonad mi impericia) si estás interesado/a en el documento íntegro, lo podemos remitir en PDF previa petición.

INTRODUCCIÓN.-

Hace unos años el Movimientos Junior de A.C. de Cáceres realizó un estudio sobre la infancia que llevaba como título: Infancia y sociedad en el sureste de la capital cacereña.Fué publicado en 1990. En él analizamos con bastante detalle la situación de los niños de una sóla zona de la ciudad , fijándonos principalmente en su vida dentro de la familia, el colegio, la pandilla y el tiempo libre y su acceso a los medios de comunicación.

Cuatro años después nos hemos decidido a realizar un nuevo análisis que, a partir de una muestra mucho más extensa y que represente estadísticamente a los niños de toda la ciudad de Cáceres, nos permitiera acercarnos principalmente a la religiosidad de la infancia y a algunos de sus valores y actitudes.

La educación religiosa y moral de los niños, sobre todo antes de su Primera Comunión, es con toda seguridad una de las tareas eclesiales que más agentes de pastoral, esfuerzos, materiales…locales y tiempo absorve en la actualidad dentro de cualuier parroquia. Por eso, aún sabiendo que este tipo de estudios tiene no pocas limitaciones, nos atrevemos a presentar sus conclusiones con el deseo de que puedan servir, también, para evaluar de alguna manera el esfuerzo catequético que venimos realizando dentro de la Iglesia a lo largo de las últimas décadas.

El trabajo de campo se realizó durante los meses de Abril y Mayo de 1994 abarcando un amplio espectro de la infancia cacereña, como puede apreciarse por la ficha técnica de la encuesta.

I.-CREENCIAS Y PRÁCTICAS RELIGIOSAS.

Las creencias, como es sabido, expresan el vínculo cognoscitivo que une al individuo con lo “radicalmente otro”, con la divinidad, y están íntimamente unidas a las otras dimensiones de la religiosidad, como son la práctica cultual, la pertenencia a grupos religiosos, la práxis moral etc.

Son múltiples los dogmas que configuran el credo cristiano, pero nos hemos querido limitar a la concepción que los tienen los niños acerca de cuatro grandes núcleos: Jesucristo, la Iglesia, la Biblia y la otra vida. Posteriormente se analizan, aunque sea muy someramente, algunas de las prácticas religiosas: la oración personal, la asistencia a la catequesis y la Misa dominical.

1.-IDEA DE JESUCRISTO.

En las respuestas que dan los niños destaca el gran número de adhesiones a favor de “Jesús como maestro y modelo a seguir” ( el 92 %). Esta cifra, suficientemente expresiva por sí misma, es mayor en las alumnas y en los escolares de colegios religiosos (Tabla 2).

Además de maestro, dicen que es para la mayoría de ellos un “amigo con quien hablan y tienen confianza” (el 86 %). Tal afirmación, sin duda, es una clara manifestación de cercanía afectiva y la señalan más los pequeños que los mayores. También es superior entre los alumnos de colegios religiosos que en los de colegios públicos. Diríamos, también, que las niñas, en general, y los niños más pequeños tienen una relación más amistosa con Jesús que los mayores (Tabla 3).

Por el contrario apenas son señalados aquellos items que niegan la existencia real de Jesucristo o que lo presentan como un personaje lejano o casi desconocido (el 5 % y el 9 % respectivamente), (Tablas 1 y 4).

Si nos fijamos en el dogma de la resurrección de Jesucristo, lo afirman alrededor de un 92 % de los niños encuestados. Esta cifra se incrementa un poco cuando se pregunta en colegios religiosos, a las niñas o a los más pequeños. Parece que la característica que más influye en el aumento de la duda ante esta creencia es la edad, más que el sexo o el tipo de colegio (Tabla 5).

Nos atrevemos a decir que la educación en la fé a través de la catequesis y la enseñanza religiosa escolar han propiciado una imagen de Jesús, que sin “disminuir” la afirmación de su divinidad, se reviste principalmente de elementos que aluden al amigo ideal, al compañero inseparable, etc. y que, por otra parte, están viviendo intensamente en su vida corriente los niños de estas edades.

Con toda seguridad una de las prácticas religiosas más frecuentes en los niños es la oración, de la que nos ocuparemos más adelante. Su ejercicio es frecuente incluso entre quienes no participan en los sacramentos, y les permite alimentar esta relación de cercanía amistosa con Jesús (Tablas 13-16).

TABLA 1
Para mí Jesucristo es sólo un mito. Realmente no existió.
. (Pregunta 1)

Sí No Dudoso
TOTAL 5,8 87,2 7,0
* Edad
8-11 años 9,3 86,3 4,3
12-14 años 1,2 88,3 10,3
* Sexo
Varones 3,9 87,5 8,5
Mujeres 8,1 86,7 5,1
* Tipo de Colegio
Religioso 1,4 94,2 4,3
Privado, no religioso 5,5 85,1 9,2
Público. 9,7 82,1 8,1

2.-IDEA DE IGLESIA

En este punto, sin duda, se ve ganar terreno el concepto formulado por el Concilio Vaticano II: la Iglesia como Pueblo de Dios. Casi un 92 % de los niños entienden que la Iglesia es la comunidad de los que siguen a Jesucristo y alrededor de un 84 % piensan que es la Parroquia con sus grupos de niños, jóvenes y adultos. Se trata, pues, fundamentalmente de una concepción de Iglesia comunitaria.

Sin embargo vulgarmente la palabra “iglesia” tiene otros significados: hace referencia a la jerarquía de la misma pero igualmente designa al templo o edificio que se utiliza para el culto. Los niños encuestados también asumen estos significados, pero hay que destacar, en este sentido, que los items referidos a estas acepciones son señalados muy por debajo de los que presentan a la Iglesia como comunidad de personas.

A la vista de las tablas que siguen se puede comprobar que tienen más claridad en esta cuestión los alumnos de colegios religiosos y aquellos que tienen mayor edad.
3.-LA BIBLIA

Para la inmensa mayoría de los niños la Biblia es Palabra de Dios. Lo señalan un 91 % de los encuestados. También en esta creencia se manifiestan variaciones similares a las que anteriormente se han comentado, sin embargo la posición que más se señala después del “sí” es la de la duda. Ésta es más alta entre los varones que entre las mujeres, y también es superior en los que tienen mayor edad.

El tipo de colegio también está relacionado que esta afirmación, pero en este caso es notablemente superior el porcentaje de los que dudan en los colegios privados, no religiosos que en el resto.

4.-LA OTRA VIDA.

Llama la atención en este punto que, mientras que el 91 % afirman creer que Jesucristo ha resucitado, sólo el 67 % señalan que hay vida después de la muerte. Se ve que los chicos están más seguros de la resurrección de Jesús que de tener cada uno alguna vida después de la muerte. Ésto lo ponen en duda un 26 %. Ni siquiera el hecho de que las dos preguntas vayan juntas en el cuestionario hace que los niños encuestados relacionen dos creencias tan íntimamente unidas en el credo cristiano.

En este punto, se vuelven a repetir las diferencias en razón de la edad y del tipo de colegio al que van a estudiar, pero sobre todo es la primera característica la que marca diferencias en las contestaciones, de manera que, en porcentajes hay algo más de veinte puntos de diferencia en señalar la respuesta afirmativa según la edad, casi idéntica cantidad aumenta al señalar la contestación de dudoso: a medida que el niño va creciendo tiende a poner más en duda la existencia de la otra vida después de la muerte.
5.-LA ORACIÓN

Para muchos de ellos la oración es una práctica diaria que realizan por las noches (el 68 %) y no reducida al tiempo que están en el templo o a los momentos de la vida en los que pasan por dificultades especiales (Tablas13-15). También este aspecto se manifiesta con más claridad en los más pequeños, las mujeres y los alumnos de colegios religiosos. Igualmente podemos decir que hay una gran relación entre la práctica frecuentede la oración y el sentimiento de amistad con Jesús. como puede verse en la tabla 16.
(…/…)
No se ha cuantificado el grado de asistencia a la Eucaristía dominical pero sí que hemos preguntado cómo se encuentran tanto en la Misa como en la catequesis. Los que se encuentran a disgusto en la catequesis o en Misa son más numerosos en el caso de los varones que en el de las niñas, igualmente es superior entre los de mayor edad que entre los pequeños. Sin embargo el tipo de colegio al que pertenecen no establece diferencias significativas en las respuestas a estas dos cuestiones.

Los datos de la encuesta confirman, pues, lo que se puede observar en la mayoría de las parroquias: que los varones son más escasos en las celebraciones litúrgicas y en los diversos grupos de formación o de acción pastoral ya desde los primeros años de edad y que a medida que van creciendo todos los niños en general están menos agusto en la catequesis y van abandonando sus grupos.

6.-LA RELACIÓN CON LOS SACERDOTES DE SU PARROQUIA

Dentro del ámbito parroquial, es sabido que los niños que participan en algún grupo eclesial suelen tener un trato relativamente frecuente con sus catequistas o monitores, pero nos parecía interesante medir de alguna manera su conocimiento y relación con los sacerdotes de su parroquia. A ello se refieren las tablas siguientes. Aproximadamente la mitad de ellos afirman tener confianza con ellos. Apenas hay diferencias significativas en razón del sexo, edad o tipo de colegio.

II.- VALORES Y ACTITUDES SOCIALES

1.-ACTITUDES ANTE EL TIEMPO FUTURO.

La percepción del tiempo no es la misma en todas las culturas, ni en todas las etapas de la vida del individuo dentro de una misma cultura. Es en la infancia cuando se vive más desinteresadamente el tiempo. El niño, fundamentalmente, conoce y vive el presente y sabe cómo aprovecharlo. Pero todo en su vida , educación, aprendizaje… conspira para ampliar su horizonte temporal hacia el futuro (horarios, esperas, exámenes, programaciones, etc.). En definitiva, preparación en el presente pensando en el futuro.

Vivimos en una sociedad competitiva,”anhelante de éxito”. Preocupa el ascenso, el prestigio y situación social. Pero también el azar, los concursos, las apuestas y, en definitiva, el papel de la suerte en la vida, tienen una presencia constante a través de los medios de comunicación, si no ya en el ambiente familiar.

El papel de la suerte para la consecución vital es para la mayoría de los niños encuestados poco relevante. Más que en el azar, los niños creen en la existencia de una especie de espíritu, “fuerza del destino”, que hace que nos ocurra en el futuro aquello para lo que estemos destinados.

Como puede verse, son los más pequeños y los alumnos de los colegios privados, no religiosos quienes manifiestan un porcentaje sensiblemente más bajo en esta pregunta.

2.-ACTITUDES ANTE EL CONSUMO

A nuestra época se la ha caracterizado como la del consumismo. Lo importante es tener cosas, utilizarlas, gozar de ellas. Importa más lo que tenemos que lo que somos, sabemos y cómo nos comportamos. El afán consumista pronto lo aprenden los niños y se dice que en ellos se refleja concretamente cuando tienen que elegir una prenda de vestir.

Hemos preguntado sobre este particular y se descubre que a la hora de comprar ropa dos de cada tres niños no le dan importancia a la marca. Destacan un poco más en este punto los alumnos de colegios religiosos, los varones y los mayores. Sin embargo sólo el 3 % piensa que el dinero es lo más importante que uno puede tener. En esta cuestión no hay especiales diferencias según la edad, sexo o tipo de colegio.

3.-ACTITUDES ANTE LOS ESTUDIOS:

Muchos de ellos (el 84 %) creen que merece la pena estudiar aunque ello, después, no sirva para el trabajo que se va a tener. Esta afirmación la señalan menos los mayores y los alumnos de colegios privados no religiosos que el resto. No se aprecian sin embargo diferencias significativas según los sexos.

A pesar de la importancia, por lo menos teórica, que le dan a los estudios, sin embargo sólo a un 47 % les gusta estudiar. El resto, casi por igual, se reparte entre quienes no les gusta y quienes dudan a la hora de responder. Lo hacen de manera afirmativa más los pequeños que los mayores. Pero lo que más diferencia establece en la contestación es el tipo de colegio, de manera que es muy inferior el número de los que dicen que les gusta estudiar entre los alumnos de colegios religiosos que en el resto.

Cuando se les pregunta cómo se encuentran en clase las diferencias vienen marcadas en este mismo sentido, como puede verse en la tabla 28. También en este punto se da una respuesta más favorable entre los pequeños, las niñas y los alumnos de los colegios no religiosos.

Sin embargo el sexo no parece marcar especiales diferencias en cuanto al gusto por el estudio.

El estudio, que ya hemos citado, sobre Los valores de los niños españoles,1992, entró también en el análisis de las valoraciones que los niños hacen del estudio: a las proposiciones “estudiar para saber” y “estudiar para conocer muchas cosas” dan mucha importancia el 77 % y el 58 % respectivamente.

4.-LA VIDA DE LOS NIÑOS EN SU RELACION CON LOS DEMÁS

Hemos querido saber en qué medida se sienten a gusto los niños según los diversos ambientes que frecuentan: viendo la televisión, saliendo con los amigos, dentro de la catequesis parroquial, en Misa, en un campamento o excursión, en clase y en la asociación o movimiento al que pertenecen.

En resumen se puede decir que, globalmente considerados, los niños encuestados se encuentran muy a gusto, sobre todo, cuando están con los amigos y yendo de excursión o campamento. Por este orden. Hay que señalar, sin embargo, que un 31 % no han dicho nada acerca de su asociación porque, seguramente, no pertenecen a ninguna o no han comprendido bien a qué nos estamos refiriendo con ello.

Ya en el estudio Infancia y sociedad en el sureste de la capital cacereña nos referimos a las formas de ocupar el tiempo libre que tienen los niños. Los datos que ahora analizamos son por sí mismo elocuentes y significativos: dedican bastante tiempo a ver la TV pero preferirían salir con los amigos. Hoy , como ayer, los niños sienten la necesidad fundamental de estar con otros niños, jugar, establecer relaciones con iguales.

Hay que señalar que indican estar a disgusto sobre todo en clase, más que en Misa o en la catequesis.

Cuando principalmente se ven las diferencias entre los diversos sectores de la población infantil es a la hora de indicar donde están “a disgusto”, porque, sin duda, la diferencia entre estar “muy agusto” o simplemente “agusto” es cuestión de matices. De esta forma se puede ver que quienes más dicen estar “a disgusto” en clase son los mayores de doce años y, contrariamente, el porcentaje más bajo se da entre los alumnos de los colegios privados no religiosos y entre las mujeres en general.

La escuela refleja, generalmente, para ellos la lógica del esfuerzo, frente a la lógica del ocio y consumo inmediato asignada a la calle y a los intercambios con amigos. Entendemos que la asistencia a Misa y la catequesis habría que situarla en un lugar intermedio, bien porque acudan a ellas más libremente o porque su estancia sea más gratificante.

Como puede verse en la tabla 29, la mayoría de los niños afirman que les gusta estar en casa (65,9 %). Ello indica una valoración positiva respecto de la familia. La cifra es algo más alta en los pequeños que en los mayores y, sorprendentemente, es más baja en las niñas que en los niños. El tipo de colegio no establece especiales diferencias en esta cuestión.

No se encuentran diferencias significativas en cuanto al gusto por ver la televisión en razón de la edad, sexo o tipo de colegio.
5.-LAS ACTITUDES DE COMPETICIÓN Y DE COOPERACIÓN.

Pretendemos conocer cómo hace suyos el niño estos valores y para ello les hemos preguntado acerca de dos realidades donde suelen darse manifestaciones tanto de competencia como de cooperación: el juego y la vida escolar.

5.1.-EN EL JUEGO.

El juego para el niño no es sólo una actividad que produce placer, sino también un medio de desarrollo físico , de aprender, de expresarse, de comunicar, de extraer información sobre la realidad y de reconstruirla. A través del juego del niño, podemos conocer cómo interpreta el mundo, y también cómo le gustaría que fuese.

El juego es una actividad con finalidad en sí misma que produce satisfacción, alegría y placer en el mismo acto de realizarse. Pero en muchos juegos la idea de ganar, la victoria, se convierte en el objetivo que rige y conforma toda la actividad: son los juegos competitivos en los que unos pierden y otros ganan. Mientras que en el juego cooperativo el niño se divierte y goza con la propia experiencia del juego y ningún jugador tiene que mantener su autoestima a costa de la de otro. Se valora positivimamente no la superioridad sobre otros sino la capacidad de compartir esfuerzos ya que en ellos la cooperación entre jugadores es necesaria para conseguir los objetivos del juego. En el juego cooperativo todos ganan.

Las diferencias en las contestaciones vienen marcadas por la edad y por el sexo no por el tipo de colegio en el que están. El juego competitivo gusta más a los niños pequeños y a los varones.

A pesar de todo no se puede decir que los niños vayan mayoritariamente buscando únicamente su propio bién, ni se les puede tachar sin más de egoístas, como puede verse en las tablas que se ofrecen a continuación.

Hay que resaltar en esta pregunta que la respuesta afirmativa es significativamente más baja entre los alumnos de colegios religiosos y en los que tienen mayor edad. Con todo, estos datos son esperanzadores y suponen unas tendencias solidarias en una población que, se piensa, tiene dificultades para compartir sus bienes.

5.2.-EN EL TRABAJO ESCOLAR.

Similares signos de cooperación se manifiestan en los niños cuando les preguntamos por el trabajo que realizan en grupos dentro del colegio. Mayoritariamente expresan que les gusta este tipo de tareas.

También en esta pregunta se manifiesta una actitud cooperativista más baja en los alumnos de colegios religiosos y en los de mayor edad, que en el resto.

El niño, desde muy pequeño, es consciente de que su rendimiento escolar va a ser evaluado mediante unas calificaciones y ordinariamente compara sus notas con las de sus compañeros. La competitividad reinante en el conjunto de la sociedad por ocupar mejores puestos de trabajo o de status social se refleja dentro de la escuela en el sistema de calificaciones que a la larga permitirá hacer una selección de los mejores y dejará al margen, como fracasados escolarmente, a quienes no superen el nivel de rendimiento exigido.

En este contexto no es extraño que nos encontremos con niños agresivos e individualistas en los estudios, a pesar de que en el fondo disfruten haciendo trabajos en equipo y se vean heridos en su autoestima cuando no alcanzan el nivel de los demás.

Teniendo en cuenta que ya la palabra “envidia” por sí misma suena demasiado mal como para aplicarsela a uno mismo, sin embargo observese como un 14 % afirma, en un esfuerzo de sinceridad, que sienten envidia cuando alguien saca mejores notas que ellos.

Parece obvio que cuando uno siente envidia porque otro tiene mejores calificaciones que él es porque valora en gran manera, quizá excesiva, las notas y por ello se considera herido en su autoestima e inferior en un sistema de estratificación socialmente reconocida.

Puede verse en la tabla anterior que son los alumnos de colegios religiosos quienes presentan el porcentaje más alto, muy por encima de los otros colegios.

CONCLUSIONES

1.-La inmensa mayoría de los niños de Cáceres conciben a Jesús como un personaje histórico y a la vez cercano, que resucitó y es maestro y modelo a seguir. Afirman hablar y tener confianza con él.

2.-Creen en la Biblia como Palabra de Dios y la oración es una práctica frecuente en ellos. Por medio de ella , sin duda, cuidan su relación amistosa con Jesucristo.

3.-En líneas generales, la duda o la negación de estas verdades y el decaimiento de estas prácticas religiosas es mayor en los varones , en los de mayor edad y en los alumnos de colegios privados no religiosos.

4.- Entienden como “iglesia” la comunidad de los que siguen a Jesucristo y concretada en los grupos de niños, jóvenes y adultos que forman la Parroquia. Este significado recibe mucha más adhesión en los niños que otros más vulgares como la identificación Iglesia-jerárquía o la iglesia-templo.

5.-Es significativamente menor el número de los que dicen creer en la otra vida que quienes dicen creer en la resurección de Jesucristo. Bastantes de éstos ponen en duda lo primero.

6.-Sólo la mitad de ellos, aproximadamente, afirman que tienen confianza con los sacerdotes de su Parroquia.

7.-En su mayoría no confían mucho en la suerte pero sí que creen en una especie de destino que marcaría lo que va a sucedernos. Los mayores superan considerablemente a los pequeños en esta cuestión.

8.-En los niños, lógicamente, se dan las actitudes consumistas que dominan en la sociedad adulta , como podría verse en la importancia que den a la marca de la ropa que compran o en la valoración que tienen del dinero. Un tercio de ellos, aproximadamente, dan importancia a la marca pero son muy pocos los que consideran el dinero como lo más importante que uno pueda tener.

9.-Para la mayoría de ellos son importantes los estudios aunque al mismo tiempo muchos dicen que no les gusta estudiar y que están a disgusto en clase. Asumen, pues el colegio y todo lo que él significa , como una obligación escasamente gratificante.

10.-Donde más a gusto están es en casa o con los amigos. Prefieren ésto último a ver la televisión. Igualmente expresan gusto por ir de excursión o de campamento.

11.-A la mayoría de ellos les gustan los juegos competitivos y a la vez les agrada compartir sus cosas con los demás y realizar trabajos escolares en grupo.

12.-Hacemos ahora un intento de globalizar todos los datos, con todas las limitaciones que ésto tiene, y ofrecemos unos perfiles de la infancia cacereña atendiendo a las variables del sexo, la edad y el tipo de colegio.

* El alumno de colegio religioso frente al resto.

-Manifiesta mayor claridad de ideas en las preguntas referidas a las creencias relativas a Jesús, la Biblia y la otra vida.
-Suele rezar diariamente y no sólo cuando va a la Iglesia.
-Cree más en una especie de destino o fuerza que marca nuestro futruro.
-Le da más importancia a la marca de la ropa que va a comprar.
-Le gusta menos estudiar y está más a disgusto en clase
-Le gusta menos compartir sus cosas con los demás, así como realizar trabajos en grupo en el colegio.
-Es más proclive a sentir envidia cuando otro saca mejores notas que él.

* La niña frente al niño.

-Tiene las ideas má claras en cuanto a las creencias sobre las que se pregunta.
-Reza más diariamente.
-Se encuentra más a gusto en Misa.
-Le da menos importancia a la marca de la ropa que compra.
-Está más a gusto en clase, pero menos a gusto en casa que los chicos.
-Es menos competitiva en el juego.

*Los de menor edad frente a los mayores.

-Manifiestan más confusión en la formulación de sus creencias. Por ejemplo entienden la palabra Iglesia más en su sentido vulgar: como edificio o como la sóla jerarquía.
-Conciben más a Jesús como amigo
-Creen más en la otra vida.
-Rezan con más frecuencia.
-Están más agusto en la catequesis y en Misa .(En esta cuestión es donde más diferencia establece la edad).
-Creen menos en el destino.
-Le dan menos importancia a la marca de la ropa.
-Valoran y les gusta más los estudios y el estar en clase.
-Les gustan más los juegos competitivos.
-Les gusta más compartir las cosas con los demás y hacer trabajos en grupo en el colegio.

Anuncios

Un pensamiento en “LA RELIGIOSIDAD Y LOS VALORES de los niños de Cáceres. (Un estudio de Jesús Moreno Ramos y los educadores del Movto. Junior)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s