Neorrurales: el proceso de inserción de los nuevos pobladores. El caso de Extremadura.

 

 

José Antonio Pérez Rubio

 

Marcelo Sánchez-Oro Sánchez

 

Oscar Muñoz Carreras

Universidad de Extremadura (España)

 

  

 

NEORRUALES: El proceso de inserción de los nuevos pobladores en el medio rural. El caso de Extremadura.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En el caso de nuestro país, son conocidos los estudios sobre las transformaciones que se vienen produciendo en el medio rural desde las últimas décadas del siglo XX y los cambios de modelo socioeconómico en las zonas rurales.

Una serie de profundos cambios que se han concentrado en cuatro grandes ejes: reestructuración y  diversificación, intervención estatal, integración social y semantización[1]. Estos procesos, que por otra parte de forma semejante han acaecidos en otros países europeos, han motivado que la categoría rural haya pasado de una representación decadente a convertirse, en determinados ámbitos, en una etiqueta de valor (simbólico, patrimonial, ambiental o de sociabilidad). Estos cambios han convertido el medio rural en un espacio fluido[2] donde las trayectorias son multidireccionales que obliga a tener en cuenta si el mundo rural era un mundo fragmentado en relación con la actividad agrícola y más en concreto con la posesión o no de tierra, este mundo aparece hoy como la resultante de la desagrarización y la nueva concepción urbana de lo rural. Es un mundo de fuertes contrastes que ha perdido su unicidad de antaño. Efectivamente, el mundo rural cada vez está más lejos de tener una población equilibrada, es decir, de ser un medio poblacionalmente autosuficiente. Al disminuir su función productiva en relación a  la reproducción de la población urbana, el medio rural ha aumentado su dependencia de aquella. El signo es la itinerancia generacional de sus poblaciones cuya máxima expresión es el éxodo de los jóvenes en busca de empleo y formación que el medio les niega, y el retorno de los jubilados expulsados de la vida urbana.

Esta nueva fase de la movilidad espacial, denominada por Bericat (1995): “sedentarismo nómada”, o por Camarero (1996:133) “nomandismo itinerante” ya que el movimiento rotacional que propone Bericat lo es, si no se tiene en cuenta el tiempo. La movilidad pendular en principio aminora la necesidad de cambio de lugar de residencia. Los mercados laborales metropolitanos pueden nutrirse de trabajadores que viven a distancias largas (Oliva Serrano. 2005). Pero a pesar de esto el cambio de residencia aumenta. Si hasta ahora el motivo fundamental de las migraciones eran las actividades: el trabajo y los estudios, ahora aparece el cambio por motivos residenciales. La adaptación de la residencia al lugar de trabajo, convive hoy con la separación entre residencia y trabajo. Se prefiere para residir lugares que, aunque alejados del trabajo, tengan una mayor calidad ambiental (Paniagua. 2005). Por otra parte, el alto precio del suelo urbano presiona para alejarse de los centros urbanos.

Aunque el medio rural sigue perdiendo población, ya no se puede hablar de despoblamiento rural en los términos en los que se hacía hace unos años. Si el mundo rural no se despuebla al mismo tiempo es porque empiezan a vislumbrar ciertos procesos de retorno que palían sólo en parte esta tendencia. Siguiendo a diversos analistas entre ellos a García Sanz (1999) y Camarero: (1997), Moyano y Garrido (2002) y los estudios que hemos realizado (Pérez Rubio y García García (2005) podemos distinguir diversos segmentos con protagonismo en el medio rural[3], de entre ellos nos interesa en este comunicación los conocidos como “neorrurales”, individuos que no arraigan en el mundo rural y que eligen este tipo de habitat para el desarrollo de sus actividades laborales, profesionales o de sus negocios. Así se pueden distinguir:

– Los individuos con bajos recursos económicos que ofrecen mano de obra barata en empleos considerados marginales, vinculados a la temporalidad de la agricultura y la construcción.

– Los nuevos ejecutivos que amparados en las nuevas tecnologías hacen de los pueblos su lugar de residencia y trabajo.

– El formado por los empresarios que se ubican en las zonas rurales pertenecientes a los sectores del turismo, la transformación de productos agropecuarios, la agricultura, etc.

– Los ciudadanos que instalan en el mundo rural para desarrollar sus actividades artísticas y o artesanas, con actividades muy específicas: tejedores, alfareros, curtidores, serigrafía, bisutería, hierro fundido, etc.

Como apunta Camarero (1997:243) este esquema de fragmentación social del mundo rural adquiere un papel relevante en el análisis de la conflictividad del mundo rural, y sintomáticamente el propio urbanismo del medio rural representa y sanciona esta distinción. El pueblo es habitado por los autóctonos, los nuevos residentes se alojan en nuevas urbanizaciones de adosados o pequeños apartamentos, los hijos del pueblo adquieren viviendas separadas del pueblo o rehabilitadas en el núcleo histórico, mientras que los inmigrantes (mano de obra) viven en zonas degradadas.

 

Nuestro marco teórico se perfila a partir de la pretensión de abordar la complejidad de las motivaciones e intereses que aparecen en los actores presentes desde su posición social. Los autóctonos rurales o los “truly rural”, en la concepción de Harper (1987), sumados a los procedentes del medio urbano (retornados, residentes esporádicos, residentes permanentes, turistas, turistas paisanos, etc.), suponen un grado de complejidad social importante que trastocan la acción social en el seno de las categorías sociales de carácter tradicional articuladas a la posesión de la tierra. Todavía más cuando se introduce la pluriactividad determinada por la “industrialización difusa”, las actividades agroindustriales, las actividades de servicios articulados a las empresas, al trasporte, a la educación, a la sanidad, etc., estimulan la movilidad en general y desplazamientos diarios de profesionales y técnicos ligados a la educación, a la sanidad, a los servicios sociales, a los programas de desarrollo, etc., desde la ciudad a las zonas rurales.

Por tanto, nuestro objetivo básico es el de una aproximación a las motivaciones de esta nueva heterogeneidad social que introducen los nuevos residentes o visitantes, personas con características socioculturales diferentes.

 

El estudio del caso: metodología y perfil general de los nuevos pobladores

            Las dos comarcas objeto de estudio están situadas en las sierra del noroeste (Sierra de Gata) y en el sistema sur este del sistema montañoso de los Montes de Toledo de la provincia de Cáceres (Comarca de los las Villuercas). Ambas gozan de importantes recursos naturales y de una población rural que, aunque ha venido disminuyendo en las últimas décadas, mantiene un nivel suficiente para evitar el despoblamiento. Hoy estas dos comarcas comienzan a tener un fuerte atractivo turístico, más desarrollado en la Sierra de Gata. Aunque el fenómeno de los asentamientos de segmentos urbanitas  nos es nuevo, se viene intensificando en el último lustro. No existe un censo detallado de la población neorrural, por esta razón para confeccionar las muestras hemos recurrido a la información suministrada por los Ayuntamientos de las comarcas y los Grupos de Acción Local (GAL) (ADISGATA y APRODERVI).

            La investigación que sirve de base para este trabajo dio comienzos a principios de 2007 y concluyó en el otoño de ese mismo año. El universo poblacional de los neorrurales se planteo de la siguiente forma:

            1º.- Aceptar las listas proporcionadas por los ayuntamientos a partir de los criterios que el equipo de investigación había propuesto.

            2º.- Incluir los nuevos residentes por criterios de duración de la residencialidad, es decir, los que residen de forma continua en los municipios: residentes de fin de semana, emigrantes retornados, residentes temporales y asentamientos esporádicos por razones laborales. A este tenor, se excluyeron los profesionales y técnicos articulados a los programas de desarrollo local y comarcal y los que están adscritos a las políticas de bienestar (sanidad y educaciones) así como los que trabajan en la burocracia local pero que no residen en los pueblos.

            En este trabajo hemos manejado tres herramientas complementarias que permiten obtener una información más matizada:

            1.- La entrevista cualitativa (en profundidad) a los “informantes claves”, actores de las categorías seleccionadas. El objetivo es abordar en profundidad los aspectos relacionados con actitudes y motivaciones de los neorrurales, estando centrada en los detalles y explicaciones referidas al mundo motivacional, valorativo y de las expectativas. La muestra a entrevistar es opinática a partir de criterios de representación y diversificación. El tratamiento de este material es complejo, ya que requiere la trascripción minuciosa del relato y posteriormente buscar y encontrar relaciones significativas, paralelismos, discrepancias, tipologías, etc. entre los diferentes relatos. Es un trabajo aún muy “artesanal”.

            2.- La encuesta estandarizada (cuantitativa), que aunque permite una mayor cobertura de la población objeto de análisis la información que suministran es más descriptiva. Nuestro objetivo en este caso es cubrir la mayoría de la población de los neorrurales, con ello evitamos trabajar con muestras. Utilizamos a agentes sobre el terreno (ayudados por los grupos de acción local y Ayuntamientos) para confeccionar listados exhaustivos. En la mayor parte de los casos se trata de encuestas auto-cumplimentadas, que se entregan en mano o se envían por correo. El tratamiento que se hace de estas encuestas es básicamente estadístico a través del programa SPSS. 

            3.- Los grupos de discusión. Nos sirven para encontrar lo que Durkheim denomina “conciente colectivo”. Las ideas, lugares comunes, mitos, que son compartidos por un grupo, a veces de forma implícita. Se intenta descubrir el “discurso” argumental que se elabora en torno a una situación o a un problema.

Para la realización del trabajo de campo, contamos con la  colaboración de los Grupos de Acción Local en cada comarca, APRODERVI en la Sierra de las Villuercas, Ibores y la Jara, y ADISGATA en la Sierra de Gata. A través de ellos, y teniendo en cuenta la dificultad a la hora de identificarlos por las características difusas de la población objeto de estudio, se realizaron reuniones prospectivas y los primeros contactos con los nuevos pobladores, para posteriormente a través de los “informantes claves” y de sus redes sociales, alcanzar a un número mayor de personas con estas características.

De esta forma se ha conseguido realizar 40 entrevistas en profundidad, 3 grupos de discusión y la implementación de 88 cuestionarios estandarizados en ambas comarcas, 44 de cada una de las comarcas analizadas. En el caso de la comarca de las Villuercas representan casi un tercio de los casi ciento cincuenta neorrurales que la agencia de desarrollo comarcal tiene contabilizados como tales. En el caso Sierra de Gata no existe una estimación previa al no poder confeccionarse un censo.

El grupo más numerosos de los encuestados lo constituyen los profesionales (técnicos y directivos) en más del 50%. Ahora bien, las diferencias comarcales se confirman, ya que la mayoría se encuentran en Sierra de Gata, son casi el 42%, con diferencia de 10 puntos a los asentado en Villuercas (31,8%) y en esta comarca, por el contrario, se han instalados más administrativos y empleados (22,7%) frente al 9,4%. No obstante hay que señalar el asentamiento de profesionales que gerencia pequeños negocios (autónomos), así mientras que en las Villuercas abundan pequeñas empresas de los tres sectores productivos (16% frente al 11,7%), sin embargo, existe un mayor desarrollo empresarial dedicado al turismo en Sierra de Gata (14 % frente al 4,6%), lo mismo que ocurre con  una actividad ligada a esta categoría como es la construcción (7% frente al 2,3%).

 

 

 

 

 

 

 

 

Tabla 1: categorías socioprofesionales de los neorrurales (muestra)

 

 

VILLUERCAS

GATA

TOTAL

EMPRESARIOS AUTÓNOMOS

 

De la agricultura, industria y comercio (1+10)

15.9

11.7

13.8

 

Del turismo y la hostelería (7+9)

4..6

14.0

9.1

 

De la construcción (12)

2.3

7.0

4.6

 

TOTAL Empresarios

22.8

32.7

27.5

 

 

 

 

 

“CUELLOS BLANCOS”

 

Profesionales, técnicos y directivos (3+5+11+14+15)

31.8

41.9

36.6

 

Administrativos, empleados y comerciales (13+8)

22.7

9.4

16.1

 

TOTAL “Cuellos Blancos”

54.5

51.3

52.7

 

 

 

 

 

ARTESANOS Y OTRO

 

Artesanos, artistas, escritores, etc. (2+6)

11.3

13.9

12.6

 

Otros (eventuales, amas/os de casa) (4+16)

11.3

2.3

6.8

 

 

100

100

100

 

            Muchos de estos profesionales tienen un trabajo diferente al que tuvieron en la ciudad. No se ha realizado  una investigación por falta de tiempo, pero por las entrevistas en profundidad se detecta esta diferencia entre la actividad desempeñada en el medio urbano y lo que actualmente realizan en el medio rural.

             

MOTIVACIONES Y ACTITUDES

            Las relaciones entre lo rural y lo urbano, son evidentemente, resultado de diversos procesos de movilidad, residencialidad y reestructuración espacial que han recibido diversos nombres: reurbanización y desurbanización, reurbanización y la “comterurbanización”, dando lugar a una intensificación de flujos de población y delimitando un perfil en función de las motivaciones de los actores: los que se van (inmigrantes rurales), lo que se vienen (nuevos residentes rurales) y lo que van y vienen con motivo de la disolución entre el lugar de trabajo, el lugar de residencia y el lugar de ocio (Gómez benito, 2007:5 a 6)[4].

            Es indudable que el universo de motivaciones a la hora de la movilidad espacial en sus diversas facetas, las razón es para esta acción, pueden ser múltiples, pero lo que hay que tener en cuenta es que en términos de expectativas existe una jerarquía de motivos siguiendo las orientaciones que de los individuos y de las categorías mencionadas que están en función de su proyecto de vida.

            En el caso de la motivación turística, se han convertido en un metaconcepto, cuya influencia se ha generalizado de tal forma que sería imposible establecer los procesos fisiológicos y psicológicos que no están conectados a ella, lo cual plantea dudas sobre la posibilidad de seguir hablando de motivación en términos tradicionales. Al igual que ocurre con la visita turística, se debe considerar un proceso temporal que recorre varias fases en la toma de decisiones, cosa que no vamos a analizaren este trabajo en virtud de los límites de la publicación.

            No obstante hay que señalar que, no existe motivación exclusiva y determinada a la hora de la movilidad, en este trabajo tratamos redemostrar que las motivaciones de los nuevo pobladores se dan en función de situaciones del imaginario rural y/o de la situación familiar.

            Así encontramos un abanico de motivaciones relacionadas con la necesidad de contacto con la naturales, de escape depresiones colectivas, profesionales, familiares, etc. de necesidad de conocimiento y de nuevas experiencias; también motivaciones familiares, a partir del grupo familiar, participar en la vida formativa de los hijos; o de motivaciones sociales (necesidad reimitación o situarse en el grupo, de singularidad o de distinguirse del grupo, necesidad de realización, de evasión de entornos laborales o sociales, de cambio del medio habitual de vida.

            Castaño (2005:146)[5] explicando el modelo motivacional  de Crompton (1979)[6] que podemos concebir la motivación del traslado al medio rural como algo parecido a que han promocionado algunos autores en cuanto a la definición de la motivación turística, como un constructo conductual o cognitivo (McCabe,  2000) cuyos elementos determinantes (Según Dann,1977)[7] eran la necesidad de escape del estres de la vida cotidiana, de los entornos laborales o “factores push”, y por otro lado, la necesidad de búsqueda.

Paniagua (2007:7) confirma, en el caso de Castilla_León, que el medioambiente es considerado como uno de los principales problemas y confirma la movilidad medioambiental para el grupo de profesionales entrevistados en el medio rural de la provincia de Soria[8]. En este sentido, los motivos declarados por los profesionales y empresarios en Extremadura también son de este orden y a gran diferencia de otros motivos, un 43% de los nuevos pobladores arguyen razones medioambientales, seguidos a gran distancia de las de tipo familiar. Hemos de aclara que si bien esta pueda ser la tendencia, es un hecho que los motivos de tipo familiar también vienen asociados a los de carácter ambiental. Muchos de los neorrurales extremeños descienden de antiguos emigrantes y conocen el medio rural de sus ancestros, lo que unido a los atractivos ambientales de tipo económico y familiar, como lo demuestra las entrevistas en profundidad Cropton (1979 b).

 

 

Como demuestran las entrevistas que hemos realizado en Extremadura mientras que en Sierra de Gata los nuevos pobladores se pueden considerar con características mucho más homogéneas en cuanto a estilos de vida, formas de pensar, gustos y aficiones, etc. en Villuercas, Ibores y Jara son más diferentes aunque todos tengan en común una motivación similar.

 

“En el colectivo de aquí, de gente que se ha instalado que viene de fuera, habría que decir, lo primero que no es un colectivo que son personas que se han instalado con criterios totalmente distintos y criterios diversos y con esa gente nosotros compartimos con algunos de ellos criterios de estos, pero con la mayoría no.” (Hombre. Villuercas)

 

Como podemos apreciar en la tabla. 2 entre las razones que lleva a los nuevos pobladores a instalarse en el mundo rural, las razones de tipo ambiental son las más frecuentes en ambas comarcas, a estas le siguen las razones familiares y por último las de carácter económico que como se ve tienen menos importancia.

Tabla nº 2.- Motivos del traslado a vivir al mundo rural de Extremadura.

 

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Razones de tipo económico (creación de empresa o negocio en el mundo rural)

4,7%

7,0%

5,8%

 

Razones de tipo social (hospitalidad y amabilidad de los rurales)

7,0%

,0%

3,5%

 

Razones de tipo ambiental

41,9%

44,2%

43,0%

 

Razones familiares (matrimonio, lugar de origen de los familiares, etc.)

18,6%

23,3%

20,9%

 

Otras razones

27,9%

25,6%

26,7%

 

 Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

Estas personas buscan mejorar su calidad de vida, abandonando por un lado el modelo urbanita, con horarios de trabajo excesivos, autoexploración, el elevado coste de vida, de consumo en favor de un mayor contacto con el entorno natural, de la posibilidad de desarrollo de la vida familiar, un ambiente saludable y seguro para criar a los hijos y el desarrollo personal.

 

“(…), la calidad de aire, la calidad del agua, el trato con la gente, (…), no es calidad de vida tener el Corte Inglés a 50m o disponer de la central de IBM a la puerta de tu casa. Puedes llamarlo nivel de vida pero no calidad. “No darle importancia a la jornada laboral de 10, 12 horas con el sueldo astronómico porque eso no existe aquí, pero le das importancia a todo lo demás calidad de vida, forma de vida como mucho más…” (Hombre. Sierra de Gata)

 

La enorme importancia que para ellos guarda este tema no es entendida por la población oriunda, para los que el entorno natural no resulta nada especial, quizás por haber vivido en él toda su vida o por no haber conocido otra cosa. Así, le conceden menos importancia y no entienden que estos nuevos pobladores se instalen en sus pueblos por dicha razón. Tampoco entienden la conciencia medio ambiental y de defensores de la naturaleza que tienen estos nuevos pobladores por lo que algunas veces se les coloca la etiqueta de ecologistas, de forma peyorativa por parte de los paisanos.

En definitiva, podemos hablar de un cambio de orientación que implica abandonar el modelo de consumo urbano en favor de una vida en la que se apuesta por una renuncia a estos valores y la adopción de otros y sus relaciones humanas. Esta filosofía de vida es más propia de los nuevos pobladores de Sierra de Gata que el de Villuercas.

La forma de ser, la hospitalidad y la amabilidad de las gentes del lugar también son vistas como atractivos de importancia. Así, como podemos ver en la Tabla 3, la calidad de las relaciones humanas es mayor en los pueblos que en las ciudades para la mayoría de los entrevistados, por lo que unida a la calidad del entorno natural constituyen una mezcla para ser factores con una fuerte incidencia en el traslado de residencia al medio rural.

“Todas esas necesidades inútiles que tienes en la ciudad, te suponen un montón de dinero en cosas que no son de verdad necesarias. La ventaja que tienen estas zonas a parte de la limpieza del aire del ambiente (…) el trato es mucho más cercano con la gente, independientemente que tengas o no amistad en el pueblo, puedes hablar con cualquiera, en una ciudad no porque te miran como un bicho raro.” (Sierra de Gata)

 

“(…) fue el trato humano lo que me convenció (…). Y esa fue la razón: el trato humano que nos han dado, y a partir de ese momento hemos visto que hemos tomado la decisión correcta.” (Hombre. Villuercas)

 

Tabla nº 3.- Las relaciones entre la gente son más humanas en los pueblos que en las ciudades.

 Las relaciones entre la gente son más humanas en los pueblos que en las ciudades

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Muy de acuerdo

31,8%

20,9%

26,4%

 

Bastante de acuerdo

31,8%

46,5%

39,1%

 

Algo de acuerdo

31,8%

20,9%

26,4%

 

Poco de acuerdo

2,3%

7,0%

4,6%

 

Total desacuerdo

2,3%

4,7%

3,4%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

Aunque en menor medida los nuevos pobladores, también unen a lo anterior la elección del medio rural a la hora de educar a sus hijos por varias razones: la tranquilidad, la seguridad, lo saludable del ambiente, el entorno natural…, aunque como veremos una mayor dificultad a la hora de encontrar oportunidades, para la inserción laboral o continuar sus estudios en la universidad, lo mismo que para desarrollar actividades culturales y deportivas en su tiempo de libre. La Tabla 4 podemos nos muestra que el 86,2% de los encuestados están bastante o muy de acuerdo con la afirmación de que la vida en los pueblos es más segura que en las ciudades:

 

“(…) son más libres, salen más, toman más el aire, no se. Tu hijo se va a la calle y tú puedes estar tan tranquila, sabes que van a volver (…). La ciudad es más limitado para salir, tiene que llevarte tu padre, tu madre o alguien mayor que te tiene que acompañar hasta el sitio, llevarte en coche. Esto es más sano y más libre para criar a los hijos.” (Mujer. Sierra de Gata)

 

Tabla nº 4.- La vida en los pueblos es más segura que en las ciudades.

 La vida en los pueblos es más segura que en las ciudades

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Muy de acuerdo

29,5%

44,2%

36,8%

 

Bastante de acuerdo

61,4%

37,2%

49,4%

 

Algo de acuerdo

9,1%

16,3%

12,6%

 

Poco de acuerdo

,0%

2,3%

1,1%

 Total

 

100,0%

100,0%

100,0%

 

Hay que aclarar que muchos de los nuevos jóvenes pobladores vienen atraídos por lazos familiares, son los que denominamos “hijos del pueblo”, que deciden retornar en busca de un cambio cualitativo en su vida, arrastrando consigo a toda su familia. Estas serían las motivaciones de tipo familiar que veíamos en la Tabla 2. La necesidad de cambio unido al deseo de volver a las raíces, de responder a la “llamada de la tierra” motiva que los “hijos de pueblo” retornen y traigan a sus parejas con ellos en esta nueva etapa.

“Mi marido es de aquí. Ha nacido y ha vivido aquí y luego se fue a trabajar a Suiza, y allí nos conocimos. Vine de vacaciones (…) y se estaba tan tranquilito y tan bien y me dije: “esto es lo mío, yo me quedo”. (Mujer. Villuercas)

 

Otros, buscan el asentamiento en las zonas rurales a partir de un entorno natural poder llevar a cabo sus inquietudes artísticas que en la ciudad no tienen por falta de tiempo, de espacio o de un lugar apropiado para inspirarse en la realización de sus obras. Actividades como la pintura, la literatura, el cine, la escultura o el teatro ocupan el tiempo de estas personas. Este colectivo, como pudimos ver en la Tabla 1, aunque constituye el 8% de los encuestados en ambas comarcas, tiene un valor cualitativo, ya que su presencia aporta cierto prestigio y publicidad a la comarca que los acoge.

 

“Yo tenía una serie de inquietudes artísticas, pensaba esculpir, hacer modelados, pintar y mi casa ya no daba abasto para aquello, e hice un acto insensato y busqué un lugar para dejarlo todo y dedicarme a lo que a mí me gustaba, busqué lugares donde comprarme un terreno y hacer un taller.” (Villuercas)

 

En algunos casos, un grupo de personas deciden instalarse en el medio rural a partir de un proyecto empresarial, como por ejemplo la creación de una granja escuela o proyectos relacionados con la educación y el ocio.

“(…) nosotros hicimos una asociación de jóvenes hace y llevamos aquí 11 años. (…). Queríamos buscar un sitio para rehabilitar hacer un campamento para que vinieran niños de la ciudad, para que pasaran un tiempo conociendo la naturaleza, que tuvieran huertos (…)” (Mujer. Sierra de Gata)

 

A veces tipo de proyectos colectivos, suelen tener un respaldo filosófico e ideológico que coincide al mismo tiempo con el de otras personas y parejas de nuevos pobladores. El rechazo al modelo de consumo y de desarrollo imperante en las ciudades y la posibilidad de llevar un estilo de vida alternativo suele constituir la base ideológica que lo sustenta, defendiendo en muchos casos el autoconsumo o la agricultura ecológica. En el municipio de Acebo, en Sierra de Gata, existen dos comunidades: El Molino y La Lalita, que ejercen un efecto de atracción, por constituir lugares en donde se imparten terapias de relajación y filosofías de vida alternativa, tienen una importante asistencia de visitantes de todo el mundo a lo largo del año por lo que se constituyen en uno de los factores publicitarios de la comarca de la Sierra de Gata, reconocido así por aquellos que no pertenecen a este perfil:

“Las comunas ejercen un papel superimportante. (…) muchas veces me pregunto cómo sería esto sin que estuviera el Molino y Lalita el otro, (…) han servido como un imán de las miles de personas que han venido a cursos, han visto esto y de esa gente algunos se han quedado, (…) es una sociedad de fuera más bien con tendencia a la espiritualidad, cosa que por cierto nosotros no tenemos nada que ver con eso, más bien estamos en contra de ese fenómeno.” (Hombre. Sierra de Gata)

 

Por último, en muchos casos, los nuevos pobladores ocupan trabajos no acordes con su formación como momentos previos en otros no, se ven obligados a cambiar su actividad una vez llegan al pueblo por no existir oferta laboral adecuada para ellos. Su capacidad de adaptación al mercado laboral de la comarca es bastante buena ya que al ser conscientes de la escasez de puestos de trabajo en el medio rural asumiéndolo en muchos casos con un mal menor con tal de poder vivir en este entorno.

 “Queríamos ir al campo, él allí no estaba trabajando, yo tenía mi trabajo, yo lo dejé, yo sabía que aquí me resolvería la vida pues por la preparación que tengo, porque a mi no me importa trabajar en cualquier cosa y a mi no me ha faltado trabajo aquí, y he trabajado de muchas cosas (…) era la cosa de venir al campo.” (Mujer. Sierra de Gata)

 

VALORACIÓN DEL MEDIO

En cuanto a la valoración de los servicios existentes en el medio rural, son varias las posiciones que adoptan los nuevos pobladores. Algunos, son de la opinión de que las infraestructuras y los servicios son buenos y que no necesitan ninguna modificación, ya que son conscientes de que éstos nunca podrán llegar a ser iguales que en las zonas urbanas. De esta forma, creen que si alguien tiene que reclamar algún tipo de mejora en los servicios deben ser los paisanos del lugar. En la Tabla 5 vemos como el 58% de los entrevistados valora la situación general de las zonas rurales en Extremadura como “regular”, mientras que el 25% cree que es “buena”. Dado que los servicios se concentran en las cabeceras de comarca, la valoración oscilará en función de en qué pueblos habiten los entrevistados.

  

Tabla nº 5.- Valoración de la situación general de las zonas rurales de Extremadura.

Valoración de la situación general de las zonas rurales de Extremadura

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Muy Buena

,0%

4,5%

2,3%

Buena

25,0%

25,0%

25,0%

 

Regular

52,3%

63,6%

58,0%

 

Mala

18,2%

6,8%

12,5%

 

NS/NC

4,5%

,0%

2,3%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

Ante el fomento de las infraestructuras las críticas no se limitan únicamente a las carencias para conseguir un mejor nivel de vida. Muchos de los nuevos pobladores, muestran su inquietud ante la posibilidad de construcción de determinadas infraestructuras justificadas por el desarrollo y el progreso de la zona. Por ejemplo, la construcción de la autovía hacia Portugal, la instalación de parques eólicos o el desarrollo de grandes urbanizaciones que conllevaría la aparición de procesos especulativos y llegada masiva de residentes secundarios, son percibidas como una enorme amenaza al ideal de calidad de vida buscado por los nuevos pobladores. En un principio cualquier amenaza al entorno natural se encuentra con la oposición más o menos explicita de los nuevos residentes que, ante esta nueva situación, se plantearían la elección de otro lugar para vivir.

“Si se llevan a cabo estas obras de esta movida de los molinos de viento si podría ser la amenaza, (…) Una afluencia masiva de compradores de fuera, sea de españoles como gente de fuera del país, (…) eso tampoco nos gustaría, encarece en la vivienda, y se pierde algo en la sociedad de aquí, empezarían los desequilibrios y las desavenencias.” (Hombre. Sierra de Gata)

“Un problema que puede ocurrir, porque va a pasar la autovía (…), la expansión de Madrid es muy fuerte igual que en la Vera las montañas llenas de casas, pero lo que hay que diferenciar es si se llenan de casas como segunda vivienda o porque quieres vivir en el campo. Ahora si tú vives en el campo para vivir en el campo nunca se va llenar esa sierra de especulación.” (Hombre. Sierra de Gata)

 

Los nuevos pobladores constituyen un grupo de oposición a estos planes, oposición que no es compartida por los lugareños que a partir de las promesas políticas lo ven como garantía de empleo y desarrollo para la comarca.

Otra de las carencias que se ha podido apreciar es la falta de una oferta cultural y de ocio adecuada, sobre todo para los jóvenes de determinada edad. Esta inquietud es mayormente apreciada por las madres, que ven como sus hijos carecen de actividades una vez que salen del colegio y que tienen como único divertimento y lugar de refugio los bares o las salidas a otros pueblos en busca de diversión, por lo que demandan algún tipo de alternativa. También, la falta de oferta cultural es una de las cosas que más echan en falta los nuevos pobladores con respecto al medio urbano del que proceden, no solo a nivel de cine, o teatro sino centros de reunión que no sean únicamente los bares.

Respecto de la vivienda, como ya hemos mencionado, parte de ellos deciden establecerse en fincas, fuera del casco urbano de los pueblos, fenómeno que ocurre tanto en Villuercas, Ibores y Jara como en Sierra de Gata, aunque es más frecuente en esta última. Esta decisión viene motivada por el deseo de contacto directo con el campo y a la posibilidad de poseer un terreno en el que se puedan desarrollar actividades como la agricultura ecológica, la ganadería a escala doméstica o negocios relacionados con el turismo rural. Los que optan por vivir en el pueblo, por lo general comienzan alquilando una casa hasta que toman la decisión de quedarse de forma definitiva en el pueblo y compran la casa. Otros la compran directamente y la rehabilitan, solicitando en algunos casos subvenciones. Muchos tuvieron dificultades a la hora de encontrar un terreno que se adaptara a sus necesidades o a sus deseos, pero también les ocurre lo mismo a la hora de encontrar casas de alquiler o para compra en el casco urbano. Solo en pueblos que son centros administrativos comarcales había más oferta aunque actualmente casi no cubre la demanda existente. Sobretodo en Sierra de Gata, según hemos podido comprobar, existe un incipiente fenómeno inflacionista y de escasez de terreno y casas, tanto dentro como fuera del casco urbano, más marcado en ciertos municipios que en otros, debido a la reciente afluencia de compradores (residencias secundarias) en los últimos tiempos como ya hemos mencionado anteriormente.

 

“(…) año y medio nos costó encontrar esta finca que se ajustaba a lo que queríamos, habíamos visto otras, pero por precio, porque no las vendían, porque no nos poníamos de acuerdo, en fin, fue una cosa un poco desesperante para nosotros al final ya.” (Mujer. Sierra de Gata)

“(…) lo cogimos como rehabilitación, vale, pues dos años, te vamos a hacer obra y a los dos años si no nos interesa pues lo que esté hecho pues ahí le queda a usted y a partir de ahí pues si hicimos la compra.” (Hombre. Sierra de Gata)

“No tenía vivienda, (…) alquilar al principio fue un poco duro, porque era difícil encontrar, (…) en estos últimos cinco años, por lo menos aquí, se ha triplicado el precio de la vivienda.” (Mujer. Sierra de Gata)

 

 

RELACIONES SOCIALES.

Con respecto a la adaptación e integración en el pueblo, los comienzos suelen ser duros, menos para los que ya han habitado con anterioridad en un pueblo. Para muchos de los nuevos pobladores la falta de sus amistades, de su familia y de la oferta de actividades que podían tener con anterioridad inducen a considerar los primeros tiempos como asfixiantes desde el punto de vista social..

 

“(…) me daba un poco de corte, sobre todo aquí en la plaza, donde tenemos la iglesia en frente, el ayuntamiento ahí, y esta casa grande, meterme ahí, una pareja gay y yo siendo extranjero, la gente francamente me daban miedo, era salir de la puerta y ver que había un montón de gente esperando que pasara algo y ese algo era yo,” (Hombre. Sierra de Gata)

 

El hecho de tener hijos contribuye notablemente a la integración y la adaptación de los nuevos pobladores. Por un lado, cuando se tienen hijos en el medio rural, donde la media de edad es muy elevada, y hay un serio despoblamiento significa una alegría generalizada para todo el pueblo que recibe con los brazos abiertos al nuevo vecino, además suele ser un signo de que se está instalado de forma definitiva y de que ya se tiene cierto arraigo en el lugar y el hecho de llevar a los niños al colegio o la guardería supone para los padres nuevas posibilidades de interacción social con otros padres del pueblo.

 

“(…)cambia cuando tienes un hijo porque te ven más afincado yo creo la gente, no te ven un bicho raro, ya eres del pueblo, que me han visto embarazada aquí, que me han visto el niño. El niño también trae otra energía al pueblo, como hay muchos mayores, cuando ven a un niño, muchas veces hablan con él, no hablan conmigo pero es un factor también.” (Mujer. Sierra de Gata)

 

Los nuevos pobladores no tardan en establecer amistades y no discriminan entre lugareños y gente venida de fuera, pero si hacen referencia al tipo de amistad que entablan con cada persona. Las amistades más profundas, íntimas y de más confianza son con gente de fuera ya que existe una complicidad, una experiencia común y una serie de inquietudes con las que tienen más consonancia. Se sienten más a gusto con gente que comparte con ellos su nivel intelectual y formativo y generalmente gente que tenga otra visión del mundo, visión que normalmente viene asociada a la posibilidad que han tenido de salir de su lugar habitual de residencia y de conocer otros lugares, otras culturas, otras formas de vivir y de hacer las cosas. Así, los nuevos pobladores se resisten a hablar de determinadas cosas con los paisanos por considerar que no van a ser entendidos, por lo que ellos denominan una “mentalidad muy cerrada”.

 

“(…) la gente más cercana son gente de fuera y (…), por la cantidad de experiencias, no se el bagaje anterior que tienes, (…) con cierto nivel intelectual, o que tengan unas inquietudes parecidas a las tuyas, en esta gente encuentro, primero, esas inquietudes anteriores y además la búsqueda del entorno tranquilo, natural, (…) los que están aquí no se han movido están aquí como podían estar en otro lado” (Mujer. Sierra de Gata)

 

Una de las cuestiones importante considerada por los nuevos pobladores en cuanto a su papel en el medio rural es la relativa recuperación del saber popular, de la historia y de oficios tradicionales. Debido al despoblamiento de los pueblos, al envejecimiento de su población y a la falta de relevo generacional, se está produciendo un olvido  y desinterés de los jóvenes hacia las técnicas tradicionales de manejo y diversificación en la agricultura, Los neorrurales asumen el rol de depositarios de esta tradición existe el manejo sostenible de los recursos naturales, a la medicina natural, así como de algunos oficios artesanos en peligro de extinción de técnicas de construcción en la arquitectura tradicional de las comarcas. El uso de la agricultura biológica según las técnicas tradicionales por los nuevos pobladores así como la recuperación de estos oficios, suponen una labor etnográfica y de documentación que no existía hasta el momento la llegada de estos nuevos pobladores, interesados por estos temas y con una concepción diferente de la vida y del trabajo que implica la valoración de estos saberes, ha constituido una bocanada de aire fresco en la recuperación del saber popular.

 

ORIENTACIONES DE FUTURO

La gran mayoría, al plantearse las expectativas de futuro están decididos a seguir de forma definitiva en sus pueblos, una vez pasado el proceso de adaptación, muestran las dificultades para volver a adaptarse a la vida urbana después de esta consideran que su etapa de conocer mundo ya ha pasado y que ahora buscan cierta estabilidad y tranquilidad. La única razón que les puede hacer replantearse su situación son sus hijos que tendrán que abandonar el pueblo casi con toda seguridad para realizar sus estudios universitarios o buscar trabajo, por lo que más que inquietarles su futuro les preocupa el de sus hijos y piensan en diversas fórmulas y posibilidades para intentar asegurarlo, desde comprar algún piso en capitales de provincia hasta irse con ellos a otro lugar en donde encuentren más oportunidades.

 

“Yo creo que como padre haríamos el sacrificio de si fuera necesario abandonar nuestro sueño, (…) no me voy a atrincherar aquí cabezonería, vamos, ni siquiera por ilusiones ni por sueños vamos, si tuviera la necesidad cambiaría esto (…) y ya está.” (Hombre. Sierra de Gata)

 

 

                                               Tabla nº 6.- Opciones para sus hijos.

 

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Desearía que siguieran con esta experiencia

16,3%

31,0%

23,5%

 

Prefiero no condicionarles

83,7%

69,0%

76,5%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

            Efectivamente, la mayoría de los encuestados prefiere no condicionar a su prole respecto de la opción por el mundo rural, tan sólo el 23,5% expresan que preferirían que siguiesen con “la experiencia neorrural”. Pero hay diferencias entre las dos comarcas, ya que son los de Sierra de Gata, quienes en mayor medida desearían que sus hijos siguiesen con esta experiencia vital.         

En ciertos casos hemos visto como estos nuevos pobladores desarrollan un rechazo hacia la llegada de más gente a la comarca. Parece ser un sentimiento de exclusividad y proteccionismo sobre los lugares en los que habitan para evitar problema de equilibrio existente con los paisanos y también para evitar la masificación que sin duda haría perder el encanto de la zona, aunque son conscientes de que estos procesos son imparables y en muchos casos necesarios.

Para algunos de los nuevos asentados, los paisanos son descritos como gente conformista, pasiva, cerrada, gente muy apegada a las tradiciones pero que al mismo tiempo reniegan de su pasado de hambre y miseria que les ha dejado muy marcados. Son gente de buen vivir, solidaria, cariñosa, bondadosa y sensible, con una educación muy pobre en cuanto a nivel formativo, pero muy corteses y atentos con la gente. Aunque el denominador común, sea la calificación de curiosos, cotillas y envidiosos. En la Tabla 7 se puede ver la dicotomía “progreso vs no progreso” que tienen los nuevos pobladores sobre la valoración que los rurales tienen sobre su tendencia respecto al cambio o progreso. Más indiferentes frente a esta dicotomía se muestran los neorrurales de las Villuercas  que los de Sierra de Gata. Los de las Villuercas piensan con más énfasis que en los pueblos son contrarios al progreso, mientras que los de Sierra de Gata piensan lo contrario. En conjunto, esta posición de los neorrurales de Sierra de Gata es coherente con su visión más optimista del medio rural, que observamos en el análisis general de la información suministrada por las encuestas.

 

       Tabla nº 7.- En los pueblos: Contrarios al Progreso vs Favorables al progreso.

En los pueblos: Contrarios al Progreso vs Favorables al progreso

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

CONTRARIOS AL PROGRESO

27,3%

18,2%

22,7%

 

INDIFERENTE

47,7%

36,4%

42,0%

 

FAVORABLES AL PROGRESO

20,5%

36,4%

28,4%

 

NC

4,5%

9,1%

6,8%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

Aunque los sentimientos hacia los “traly rural” tengan en algunos casos de forma un poco contradictoria, debemos tener en cuenta que en estas descripciones varían en los momentos vitales: las primeras impresiones de los pobladores al instalarse no son las mismas que las de los años siguientes, cuando el tiempo y una serie de acontecimientos les han hecho comprender el carácter peculiar de la gente de campo, pueden reaccionar de una forma o de otra en determinadas circunstancias, aunque lo lógico de sus actitudes están en la aceptación de aunque no son iguales, al menos son respetados y más o menos comprendidos, por lo que su vida cotidiana es más llevadera.

 

El cotilleo como forma de control, es justificado por la falta de entretenimiento y la posibilidad de conocer a todos, al ser conocidos, entran dentro de la esfera de lo importante y lo que atañe al pueblo. Así, los nuevos pobladores aunque viven esta situación incomodidad ya que pierden el anonimato, “la libertad”, que tenían en la ciudad, sin embargo, les aporta cierta confianza y seguridad, porque, nadie que sea forastero y que tenga dudosas intenciones va a pasar desapercibido, por lo que este control social también tiene su lado positivo. Así, podemos comprobar en la Tabla 8 que el 55,2% de los nuevos pobladores se sienten controlados en los pueblos, al igual que comprobamos en las entrevistas en profundidad.

 

“(…) en una ciudad va cada uno más a su rollo, te buscan menos. No ves que somos cuatro gatos y mucha gente desocupada que se tiene que entretener en algo. (…) te ocupas más de los demás o quizás simplemente por curiosidad, porque nos conocemos todos, ahora que eso a la vez te da confianza.” (Mujer. Sierra de Gata)

“Las cosas duras, pierdes ese anonimato maravilloso de la ciudad, saben cuando entras, cuando sales, o sabemos cuando entramos, cuando salimos.” (Mujer. Sierra de Gata)

 

 

 

                  Tabla nº 8.- En los pueblos: Control Social vs Libertad Individual.

 En los pueblos: Control Social vs Libertad Individual

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

CONTROL

48,8%

61,4%

55,2%

 

INDISTINTO

37,2%

25,0%

31,0%

 

LIBERTAD

4,7%

9,1%

6,9%

 

NC

9,3%

4,5%

6,9%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

También algunos de los nuevos pobladores, hacen hincapié en la actitud que traen algunos de ellos con respecto a los paisanos y que no es bien recibida por ellos, en concreto la prepotencia y los aires de superioridad que traen los que vienen de la ciudad por lo que esta conducta no es muy bien recibida por los paisanos que pueden ser ofendidos.

 

ASOCIACIONISMO Y PARTICIPACIÓN.

 

La gran mayoría de los nuevos asentados participan en algún tipo de asociación se puede decir que favorecen el liderazgo e iniciativa enfrentándose en ocasiones a las estructura políticas y sociales de los pueblos. Suelen ser gente popular, con cierto prestigio y muy activos a la hora de proponer y llevar a cabo todo tipo de actividades por lo que es frecuente que ocupen cargos directivos o de confianza.

Esta información es coherente con las respuestas a la pregunta “¿Pertenece usted a alguna asociación del pueblo?” (ver Tabla 10), el 66 % de los nuevos pobladores de las Villuercas dice que si, frente al 48,8% de los de Sierra de Gata que dicen que no.

 

 

                           Tabla nº 9.- Nivel de integración en el pueblo * Comarca

             Nivel de integración en el pueblo

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Directivo de entidad social o cultural

13,6%

20,5%

17,0%

 

Miembro, sin cargo

13,6%

9,1%

11,4%

 

Participación ocasional

52.3%

47.8%

50.0%

 

No suelo participar

20,5%

22,7%

21,6%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

Tabla nº 10 de contingencia ¿Pertenece a alguna asociación del pueblo? * Comarca

 ¿Pertenece a alguna asociación del pueblo?

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

si

65,9%

48,8%

57,3%

 

no

34,1%

48,8%

41,5%

 

nc

,0%

2,4%

1,2%

 Total

 

100,0%

100,0%

100,0%

 

En la tabla 9 se tiene en cuenta el tipo de participación de la población neorrural. En ella se muestra que la participación es más bien ocasional, siendo los porcentajes de este tipo muy semejantes entre comarcas, no así en cuanto a la adopción de responsabilidades como miembro o como cargo asociativo.

 

Si bien, la participación en asociaciones contribuye notablemente a la integración de los nuevos pobladores en los pueblos, al mismo tiempo, constituye un instrumento de reivindicación y de defensa de los derechos. Así, los padres interesados en defender los derechos de sus hijos en lo referente al sistema educativo se asocian en el AMPA, también fomentan o participan en asociaciones culturales, de ocio, etc. En la Tabla 11 podemos ver la tipología de asociaciones en las que participan los neorrurales de ambas comarcas, siendo las de tipo social (36,2%) en primer lugar, seguidas a distancia por las de índole cultural (14,9%), lúdico (12,8%).

                                                                      

                         Tabla nº 11.- A qué categoría de asociación pertenece?

 ¿A qué categoría de asociación pertenece?

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Económico (cooperativas)

7,7%

9,5%

8,5%

 

Lúdico (Peñas)

7,7%

19,0%

12,8%

 

Cultural (Asociaciones)

7,7%

23,8%

14,9%

 

Deportivo (Futbol…)

7,7%

19,0%

12,8%

 

Religioso (Cofradías, parroquias)

3,8%

,0%

2,1%

 

Social (AMPA, ecologistas)

53,8%

14,3%

36,2%

 

Político, sindical

7,7%

4,8%

6,4%

 

Otras

3,8%

9,5%

6,4%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

Las diferencias de orientación pueden ser a veces diametralmente opuestas, sobre todo en las cuestiones medioambientales, más cuando este asunto comienza a ser prioritario para los actores en presencia. Los planes de construcción de un parque eólico en la Sierra de Gata ha generado un movimiento de rechazo por parte de los nuevos pobladores, no así entre los paisanos, que lo perciben como una oportunidad de desarrollo y un sinónimo de progreso, y ponen sobre la mesa la paradoja de que los ecologistas estén en contra de la implantación de energías renovables.

            En la Tabla 12 con respecto a la eficiencia de estas instituciones, presentan un mayor porcentaje alto en el valor “no contesta”: 25.3%. En cuanto a los valores “mucho+bastante” la puntuación mayor se obtiene en Villuercas (25,6%) frente al 15,9% que obtiene en Sierra de Gata.

 

Tabla nº 12.- En general ¿Considera usted a los Leader y Proder como institución eficiente en relación al pueblo?.

 Leader y Proder

Comarca

Total

 

VILLUERCAS, JARA, IBORES

SIERRA DE GATA

 

 

Mucho

9,3%

,0%

4,6%

 

Bastante

16,3%

15,9%

16,1%

 

Algo

32,6%

22,7%

27,6%

 

Poco

14,0%

20,5%

17,2%

 

Nada

7,0%

11,4%

9,2%

 

NC

20,9%

29,5%

25,3%

 

Total

100,0%

100,0%

100,0%

 

           La gran mayoría de los nuevos pobladores no han recibido ningún tipo de ayuda por parte de ninguna institución a la hora de instalarse en los pueblos, ni siquiera a nivel informativo, pero son conscientes de que en otros municipios dan ayudas por cada hijo nacido, u ofrecen casa y trabajo para matrimonios que se quieran instalar en él, aunque esto último ocurre en pueblos al borde de la desaparición. Únicamente en casos aislados, y de manera muy puntual han recibido ayuda e información que les ha facilitado la instalación en su nuevo hogar, por parte de algún ayuntamiento u otra institución, por lo que queda patente la falta de algún ente u organismo que centralice todo este tipo de información tanto a nivel de búsqueda de vivienda en los pueblos como el acceso a subvenciones o cuestiones referentes a la instalación de nuevos pobladores. El resto de ayudas de cualquier tipo que han podido recibir, como para restauración o compra de vivienda han sido fruto de su búsqueda a nivel individual a instituciones pertenecientes a la Junta de Extremadura a algún ministerio.

 

 

[1] .- González Fernández, M. F. (2006): Idas y vueltas en el desarrollo rural. De la diversificación de las economías locales a lo rural como categoría económica global, en Revista Española de Estudios Agrosociales y Pesqueros, nº 211, pp. 121. En este artículo toma como referencia a Murdoch y Pratt (1977) cuando hablan de un cambio en las concepciones del espacio, desde los modelos cerrados y jerarquizados a un “espacio fluido” (… lo rural, ya no puede ser visto como un espacio estático, cerrado o aislado, sino que es contingente, fluido, desvinculado de cualquier punto de referencia socio espacial estable o mecánico.

[2] .-  González Fernández, M. F. (2002): Sociología y ruralidad. La construcción social del desarrollo en el Valle de Liébana. Madrid, MAPA.

[3] 1º.- El grupo de los “retornados” es un grupo heterogéneo que incluye principalmente a los antiguos emigrantes, “hijos del pueblo”. 2º.- Los “emigrantes de retiro” que eligen un lugar rural para pasar su vejez.  3º.- Otro gran grupo sería lo que García Sanz (1994 y 1999) ha denominado “población flotante”: personas que pasa los fines de semana y /o sus vacaciones en los pueblos.  4º.- Otro grupo es el formado por los “turistas” que visitan el mundo rural. Dentro de este grupo, y dado nuestro conocimiento en este asunto, incluiríamos lo que hemos denominado “turismo paisano”. Para Pérez Rubio y García García: (2005) dentro de la tipología de “turistas paisanos” debe a su vez distinguirse dos segmentos en el mundo rural: el formado por los visitantes antiguos emigrantes, “hijos del pueblo”, con una edad avanzada y en general con un nivel de formación bajo. Y los visitantes descendientes de los “hijos del pueblo”, con mayor nivel de formación y poder adquisitivo y por tanto mayor movilidad a la hora del consumo y de ocio que el grupo anterior. 5º.- Otro grupo lo identificamos con los llamados “neorrurales”, objeto de la presente comunicación. 6º.- Otro gran grupo es el formado por “técnicos” y “profesionales de las políticas del bienestar”.

 

[4] Gómez Benito, (2007): La población rural en la España actual: movilidad y recomposición social. Ponencia. Curso de verano de la UEX: Desarrollo local, la neorruralidad como factor de desarrollo.

[5] Castaño, J. M. (2005): Psicología social de los viajes y del turismo, Madrid, ed. Thomson.

[6] Crompton, J. L. (1979): Motivations for plearuve vocation, en Annuals of Tourism Research, nº 6

[7] Deann, G. M. S. (1977): Anomia, ego-enhancement and tuorism, en Annuals of Tourism Research, nº 6

[8] Paniagua, A. (2007): op. Cit, pag 7…. EN este texto el autor confirma los datos de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León (1999) referidos a la sensibilidad medioambiental de los profesionales asentados en el medio rural soriano, confirmando los planteamientos de Karting y Dunlap (2001)


Anuncios

Un pensamiento en “Neorrurales: el proceso de inserción de los nuevos pobladores. El caso de Extremadura.

  1. Pingback: Neorruralismo. Volvemos al campo. |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s